QUÉ BUSCAMOS

NOS MUEVE

Nos mueve construir un Chile donde todos los niños, niñas y jóvenes tengan la misma oportunidad de alcanzar su máximo potencial, desarrollo personal y social; donde en conjunto con otros puedan construir una sociedad inclusiva e igualitaria, siendo ciudadanos del siglo XXI, activos y responsables con toda la sociedad.

VALORAMOS

Las políticas que han buscado mejorar sustancialmente las condiciones para el aprendizaje, entre ellas, la mejora de la infraestructura escolar, la ampliación de la jornada escolar y tiempos no lectivos, la disponibilidad de recursos educativos y los sistemas para proveer una mejor alimentación. Valoramos también el incremento de los recursos que el país dedica a la educación, particularmente a la formación docente y al aumento de sus remuneraciones que, si bien no alcanzan aún los niveles necesarios y deseados, han tenido importantes mejoras.

CREEMOS

Que Chile no puede eludir el desafío de asegurar una educación de calidad para todos y cada uno de sus habitantes. Tampoco postergar la necesidad de que esta sea más equitativa e inclusiva. Ello implica consolidar las reformas estructurales impulsadas en los últimos años, y también concentrarse en el proceso de aprendizaje y desarrollo de los estudiantes, y comprender cada una de las acciones que afectan dicho proceso, entendido como continuo y diferente en cada etapa de vida.

ESTAMOS CONVENCIDOS

Que los desafíos que enfrentamos nos obligan a redoblar esfuerzos, recursos, creatividad y generosidad en nuestras iniciativas. Los cambios veloces que vive la sociedad, la globalización, la automatización, la inteligencia artificial, las migraciones y los cambios culturales derivados de ellos, nos invitan a repensar nuestros sistemas educativos y sus formas de actuar.

IDENTIFICAMOS

En esta primera etapa, identificamos cuatro temas prioritarios para transformar nuestro sistema educativo actual y apoyar la mejor implementación de las reformas en curso. Con este objetivo, proponemos construir una agenda de corto y mediano plazo en los temas de:

a) Educación Inicial
b) Educación Inclusiva
c) Prácticas pedagógicas e innovación
d) Equipos directivos.

CONSIDERAMOS FUNDAMENTAL

Realizar un mayor y mejor uso de la evidencia científica disponible, para mejorar las políticas públicas. La evidencia por sí sola no puede indicarnos el qué de la política, sino que principal- mente el cómo. El qué debe ser fruto de una discusión democrática abierta, basada en principios normativos que promuevan la igualdad, libertad y la cohesión social. Así, creemos que las decisiones de políticas educativas deben estar basadas en principios normativos de la sociedad que queremos e informadas por la evidencia. Asimismo, es fundamental integrar la experiencia práctica en terreno de los actores locales al proceso de generación de las políticas públicas. Considerar ese conocimiento práctico ayudará a minimizar desajustes en las expectativas y fallas en la implementación de las políticas educativas.

NOS COMPROMETEMOS

A colaborar con otras organizaciones de la sociedad civil, las autoridades gubernamentales y parlamentarias, las empresas, organizaciones no gubernamentales que trabajan en educación y las propias comunidades escolares, para avanzar juntos en la agenda de mejoramiento de la calidad, equidad e inclusión de la educación. Ponemos a disposición de todos ellos nuestra experiencia para trabajar juntos con una mirada de largo plazo.